Cuando se trata de flores que crecen en el jardín, muchas personas pasan por alto la belleza que las flores les pueden brindar.

Los que quieren un jardín simple y colorido, pueden optar por plantar flores silvestres, que además de ser hermosas, son fáciles de cuidar y sobreviven bien a casi cualquier tipo de suelo. Algo que tienen a favor las flores silvestres, es que son capaces de sobrevivir sin ningún tipo de poda y sobreviven incluso con casi ningún riego.

Las flores silvestres pueden sobrevivir casi cualquier clima y se adaptan rápidamente a cualquier cambio. Entre las flores silvestres más populares están la hierba de la mariposa y el girasol, aunque en realidad, hay muchas otras.

A la hora de plantar las plantas, ustedes tienen la opción de hacer crecer las flores a partir de plantas o bien desde que son semillas, aunque demorarán ciertamente mucho más tiempo en germinar y madurar.

Las semillas de algunas flores silvestres exigen un tratamiento previo para que puedan germinar y madurar. En caso que no tengan experiencia en cultivo de flores silvestres y semillas que requieran de este tipo de tratamiento preliminar, lo mejor es que compren las plantas ya germinadas en algún vivero local.

Una vez que las plantas comienzan a florecer, se darán cuenta del impacto que causa a su jardín, tanto desde el punto de vista visual como biológico, ya que cuando hay flores silvestres, comienzan a llegar las mariposas, los colibríes y otras especies que son atraídas por los colores y el néctar de las flores.

Fuente esjardineria.com

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada